Mes de la juventud pocas acciones y nulas planeaciones

Mes de la juventud pocas acciones y nulas planeaciones

Los Jóvenes michoacanos somos personas de sueños y metas sobre el reflejo de nuestros ojos, pero que muchas veces nos vemos limitados a realizar tras los obstáculos que a diario aparecen a nuestro alrededor. Pablo es el nombre de uno de nosotros, tiene apenas 21 años y una vida por delante, con energía en todo y por todo el cuerpo, con ideas en su cabeza para crecer y estudiar la ingeniería que tiene en mente pero al mismo tiempo con un estómago vacío, con pocas opciones para trabajar y estudiar al mismo tiempo, siendo el hijo mayor  debe prever junto a su padre la comida para llevarla a la mesa, la educación y formación de éste joven se ve truncada por lo tanto la idea de cultivarse se encuentra descartada.

Lastimosamente al igual que mi ejemplo anterior, un alto porcentaje de jóvenes michoacanos abandonan la idea de inscribirse a una Universidad, en su mayoría ésta situación es reflejo de las pocas oportunidades laborales  para quienes de propia mano deben solventar sus estudios si es que desean continuar con ellos.

En Michoacán hay 71 mil 300 personas desempleadas, de las cuales casi 32 mil somos jóvenes y representamos el 44.7% esto de acuerdo a la Encuesta Intercensal de Estadística y Geografía (INEGI).

En dicha encuesta se menciona  que el fenómeno del desempleo nos afecta primordialmente a los jóvenes, situación que no ha variado en los últimos 5 años, pero al parecer a nuestras instituciones juveniles que “salvaguardan” las oportunidades en Michoacán y  Morelia no un escenario tan pesimista. Tras la declaración de Giulianna Bugarini, el Instituto de la Juventud Michoacana como el Instituto de la Juventud en Morelia, irán de la mano para que los jóvenes podamos confiar en que nosotros mismos somos el factor de cambio para transformar nuestra realidad. Y bueno, después de leer tan enormes palmadas de ánimo, remonté en el increíble y bastante solidario apoyo del IJUM anteriormente representado por Ana Cristina Prado Martínez, puesto que entre el convenio realizado de parte de la institución y grupo posadas nos habrán de otorgar 400 vacantes para percibir sueldos raquíticos y muy por debajo del salario mínimo, para que los interesados podamos  laborar en un horario que nos permita continuar con nuestros estudios y por ello ascenderemos a la grandiosa cantidad de $2,000.00 pesos mensuales, creo que éste tipo de políticas públicas quedan por debajo de la necesidad de los jóvenes en nuestra ciudad, estado y país.

Y no es que esté a favor del tan tradicional paternalismo que nos inculcan desde pequeños, nosotros los jóvenes somos capaces de generar empleos para nosotros mismos y por ende alargar las oportunidades para otros interesados en sumarse a la causa, sin embargo la falta de apoyo para la propia capacitación y conocimiento económico nos vuelve ignorantes al tema, vivimos en un país en el que las verdaderas oportunidades se reparten entre unos cuantos y no entre unos muchos, por eso le recomendaría a nuestras instituciones juveniles que no se hagan de la vista gorda, la juventud moreliana y michoacana está muy alejada de las convocatorias que hacen públicas (bueno, si es que existen convocatorias), sean realistas, actividades por el mes de la juventud no son suficientes para impulsar a los jóvenes, ya basta de cumplir cuotas en meses estratégicos políticamente hablando para hacer creer que hacen algo, ya basta de dar atole con el dedo.

Me encuentro totalmente a favor de acciones que eleven el nivel de bienestar de la juventud, en cualquier ámbito, sector, estado e incluso país, eso habla de una preocupación por aquellos jóvenes que si bien se les cultiva y se les otorgan las herramientas y las oportunidades adecuadas podremos sacudir y transformar un país en el que al invertirle a este sector por default las condiciones económicas tendrán un cambio positivo que nos conviene y nos beneficia a todos.

About The Author

Movimiento Ciudadano Michoacán