Las mujeres vamos a decidir este 2018

A propósito de que continuamos en marzo, mes del día internacional de la mujer, la buena nueva es que las cifras del padrón electoral nos revelan que este 2018 lo vamos a definir nosotras ¡las mujeres! , ya que representamos el 51.8% de la lista nominal, es decir que 46 millones 58 mil 905 mujeres vamos a salir el 1º de julio a elegir el rumbo que queremos tome nuestro país.

Esto nos arroja dos probables escenarios, uno donde las mujeres decididas nos comprometamos a salir a ejercer nuestro voto de manera responsable e informada, para darle una sacudida a la política mexicana, y otro donde gane la apatía, el desinterés y mediocridad votante.

Es importante identificar ambos escenarios para entender lo que ¡ya no queremos! y contribuir a ser parte de las que aprovecharemos esta posición histórica para construir el México que queremos, y parte de ese voto informado nos compromete a seguir muy de cerca los planes de gobierno de nuestros candidatos.

Ante la violencia de género que vivimos las mujeres, la brecha salarial y la discriminación, debemos exigirles a todos una agenda de gobierno que priorice las problemáticas que como grupo vulnerable vivimos, una agenda eficaz y efectiva que resuelva las problemáticas de raíz, la deuda por garantizar nuestros derechos humanos es histórica y persistente, debemos ser nosotras las que desde la ciudadanía seamos fieles observadoras y alcemos la voz ante figuras o procesos que no den respuesta a las necesidades de todas.

Ha llegado el momento de hacer historia en este proceso electoral, de revisar propuestas,  incidir en la agenda pública, opinar, alzar la mano, cuestionar, ser ciudadanas de pie, activas y entregadas a revivir la democracia de este país.

El 1º de julio tenemos una cita con la historia y no se tratará de colores, ni dádivas de campaña, tampoco de nuestro spot o slogan favorito, estamos hablando de elegir el futuro que vamos a construir hombro a hombro con el nuevo gobierno que encabece el gobierno federal.

Las mujeres ya no queremos salarios rosas, ni palabras de mujer, tampoco talleres sin fundamento o programas ocasionales que impidan nuestro crecimiento. Queremos libertad, seguridad, leyes eficaces, legislación que nos ponga el piso parejo y candidatos que de una vez por todas comprendan que las mujeres somos más de la mitad del país, laS principales formadoras de tantas y tantas generaciones, que la mujeres mexicanas, nunca más violentadas, ni encerradas, que ¡calladitas no!

 

 

About The Author

Movimiento Ciudadano Michoacán