Berrinches que lastiman nuestra democracia

Berrinches que lastiman nuestra democracia

Somos seres autónomos, mexicanas y mexicanos libres de decidir.

En nuestra vida diaria nos encontramos con asuntos donde tenemos que tomar decisiones, una combi que usar, un postre que elegir, agua o refresco y así situaciones más delicadas, por ejemplo: la política.

Cansados de los resultados negativos que gobierno tras gobierno tenemos, decidimos entrarle a la llamada “polaca”, tenemos varias opciones, colores y sabores. Y es que ese amplio abanico para elegir a quien queremos apoyar, de quien queremos ser parte, no se cierra a la hora de ya haber elegido, queda abierta la puerta para decidir salir o regresar.

Casos muy sonados, Fausto Vallejo, Raúl Morón, María Luisa Calderón y así una lista enorme de ejemplos de “Cambios de bando”, no estamos amarrados a un instituto político, somos libres de elegir.

Pero ¿Qué pasa cuando no nos favorece personalmente o a los intereses más cercanos? Escuchamos ofertas, hacemos berrinches y hasta nos vamos.

Las coaliciones en algunos Estados y Municipios está “tronando”, la razón: egos. Los liderazgos de locales no dejan que haya un progreso en equipo, en el estira y afloja aplica la ley del querer todo.

Entonces, ¿Eso es parte de nuestra democracia? ¿Eso es querer un mejor México? Desgraciadamente la respuesta es NO. Lamentable, pero es una realidad. ¿Qué nos queda? Participar en lo que nos toca, hacer las cosas lo mejor que podamos, informarnos antes de votar, invitar a nuestros vecinos apáticos a que lo hagan, hay mucho que nos toca como ciudadanos, pero se puede poniendo el ejemplo.

Nuestra democracia está en un bache, los partidos políticos no logran sacarla, los ciudadanos debemos entrarle al quite, nos toca a nosotros.

About The Author

Movimiento Ciudadano Michoacán